"Nada de lo aquí escrito me pertenece.
Si hubiese alguna pertenencia,
sería el lazo de Amor con el cual se han atado
tantas bellas flores de conocimiento
que son ofrecidas a la humanidad
como un ramillete de Servicio"
Montaigne.

la flor de loto

La flor del loto es uno de los más antiguos y profundos símbolos de nuestro planeta. La flor del loto crece en el fango y se alza sobre la superficie para florecer con remarcable belleza. Por la noche la flor se cierra y se hunde bajo el agua, al amanecer se alza y vuelve a abrirse. El loto simboliza la pureza del corazón y de la mente. Representa longevidad, salud, honor y buena fortuna.

lo bueno, lo malo, lo igual o lo diferente....son tan solo proyecciones humanas...

.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.º.

divendres, 29 de febrer de 2008

VOLVER AL AMOR: TU. EL EGO

3.- El ego
“El ego es literalmente un pensamiento atemorizante.”


Como desde niños nos han enseñado que somos seres separados y finitos, nos resulta muy difícil todo lo que tiene que ver con el amor.


En la terminología de UCDM, se llama “ego” a la totalidad de nuestra red de percepciones atemorizantes, que brotan de aquella primera falsa creencia en nuestra separación de Dios y del resto de los seres humanos.


El ego lucha con uñas y dientes para sobrevivir. Por más dolorosa que pueda ser nuestra vida, es la vida que conocemos y nos aferramos a lo viejo en vez de probar algo nuevo. Es increíble la tenacidad con que nos aferramos a cosas de las que pedimos ser liberados...


El ego nos enseña a ser egoístas, codiciosos, críticos mezquinos. Pero recuerda que no somos más que uno: lo que damos a los demás nos lo damos a nosotros mismos... lo que les negamos, nos lo negamos...

En cualquier momento en que escogemos el miedo en lugar del amor, nos negamos la experiencia del Paraíso. en la misma medida en que abandonemos el amor, sentiremos que el amor nos ha abandonado.

Marianne Williasom. Volver al amor

dijous, 28 de febrer de 2008

VOLVER AL AMOR: TU. LA MENTE DIVINA

2.- La mente divina

“Dios mismo iluminó tu mente y la mantiene iluminada con Su Luz, porque su luz es lo que tu mente es.”

Carl Jung postuló el concepto de “inconsciente colectivo”. Su idea era que si profundizas lo suficiente en la mente humana , llegas a un nivel que todos compartimos.


UCDM va un paso más allá si profundizas lo suficiente en tu propia mente, y profundizas lo suficiente en la mía, ambos tenemos la misma mente. El concepto de una mente divina o “crística” es la idea de que en nuestro centro mismo no somos solamente idénticos, sino que somos realmente el mismo ser.


Somos como los radios de una rueda, que irradian todos hacia fuera desde el mismo centro. Si se nos define según nuestra posición en el borde, parece que estuviéramos separados y fuéramos distintos los unos de los otros. Pero si se nos define según nuestro punto inicial, nuestra fuente- el centro de la rueda- somos una identidad compartida. Si profundizas lo suficiente en tu mente y en la mía, la imagen es la misma: en el fondo de todo, lo que somos es amor.

La palabra Cristo es un término psicológico. Se refiere al hilo conductor común del amor divino que es el núcleo de la esencia de cada mente humana.

El amor en uno de nosotros es el amor en todos nosotros. “no hay ningún lugar donde Dios se acabe y tú comiences”, y ningún lugar donde tú termines y empieca yo. Tu mente se extiende hasta el interior de la mía y las de todos los demás. No se queda encerrada dentro de tu cuerpo.

No podemos separarnos los unos de los otros. Todos formamos parte de un vasto mar de amor, de una mente divina indivisible. Esta verdad es inmutable; nosotros simplemente, la olvidamos. Nos identificamos con la idea de un pequeño yo aparte, y no con la idea de una realidad que compartimos todos.

Somos seres sagrados, células individuales del cuerpo de Cristo. “ Aceptar al Cristo” no es más que un cambio en la percepción de uno mismo.


“Acepto al Cristo interior” quiere decir:” Acepto la belleza que hay en mi interior como el ser que realmente soy. No soy mi debilidad. No soy mi cólera. No soy mi pequeñez mental. Soy mucho más, y estoy dispuest@ a que me recuerden quien soy en realidad.

Marianne Williamson. Volver al amor

dimecres, 27 de febrer de 2008

VOLVER AL AMOR: TÚ. TU YO PERFECTO


III.- TU
“El pensamiento que Dios abriga de ti es como una estrella inmutable en un firmamento eterno.”

1.- Tu yo perfecto

“Una vez más: nada de lo que haces, piensas o deseas es necesario para establecer tu valía.”

No necesitas crear tu yo perfecto, porque Dios ya lo ha creado. Tu yo perfecto es el amor que hay en ti...Tu tarea consiste en permitir que el Espiritu Santo retire el pensamiento temeroso que rodea tu yo perfecto.

El amor es inmutable y tú, por consiguiente, también. Nada que jamás hayas hecho o puedas hacer mancillará tu perfección ante los ojos de Dios. A sus ojos eres alguien digno por lo que eres, no por lo que haces.
Marianne Williamson. Volver al amor

dimarts, 26 de febrer de 2008

VOLVER AL AMOR: DIOS

II.- Dios
“Tu estás en Dios”

1.- Dios es la roca

“No hay tiempo, lugar ni estado en el que Dios esté ausente.”

El cambio que estamos buscando lo llevamos dentro... Los vaivenes siempre sucederán en nuestras vidas, forman parte de la experiencia humana. Lo que puede cambiar, sin embargo, es nuestra manera de percibirlos. Ése es el milagro.

Podemos construir nuestra casa sobre arena o sobre roca... nuestra casa es nuestra estabilidad emocional... si la construimos sobre roca eso significará que no somos tan vulnerables a los dramas de nuestra vida. Nuestra estabilidad descansa en algo más perdurable que los acontecimientos del momento, sobre algo que es fuerte y permanente. Significa que confiamos en Dios. Confiar en Dios significa confiar en el Amor. Dios es el Amor dentro de nosotros.

Cuando pensamos con Dios, la vida está llena de paz. Cuando pensamos sin Él, la vida está llena de dolor. Y ésa es la opción mental que hacemos en cada momento del día.

2.- El amor es Dios

“el amor no conquista todas las cosas pero sí las pone en su debido lugar.”

La función de la mente es tener la vivencia del amor, sin la cual no podemos actuar con sabiduría.
Entregarse a Dios significa relajarse y amar, sin más.

Al afirmar que el amor es nuestra prioridad en una situación, realizamos el poder de Dios. Literalmente usamos nuestra mente para crear junto con Él. Mediante una decisión mental -el reconocimiento consciente de la importancia del amor y de nuestra disposición a experimentarlo- “invocamos a un poder superior “. Dejamos a un lado nuestras pautas mentales normales, regidas por el hábito, y las reemplazamos por un modo de percepción diferente, más benévolo.

3.- Sólo el amor es real.

“Dios no es el autor del miedo. El autor del miedo eres tú”

El problema con el mundo es que nos hemos apartado de Dios, nos hemos alejado del amor.

Según UCDM:
a) El amor es real. Es una creación eterna y nada puede destruirla.
b) Todo lo que no sea amor es ilusorio.
c) Recuérdalo, y alcanzarás la paz.

El miedo produce una especie de universo paralelo donde lo irreal parece más real que lo real... La manera de escapar del temor es haciendo que la mente adopte una actitud receptiva al amor... El pasaje del miedo al amor es un milagro... se dirige a la auténtica fuente de nuestros problemas, que está siempre en el nivel de la conciencia.

El pensamiento es Causa, la experiencia es Efecto. Si no te gustan los efectos que encuentras en tu vida, tienes que cambiar la naturaleza de tus pensamientos.

“Dios por favor ayúdame” significa “Dios corrige mis pensamientos”. “Libérame del infierno” significa “Libérame de mis insensatos pensamientos”

Todo es perfecto hasta que empezamos a juzgar, a mantener el corazón abierto a veces, pero cerrado otras. Cerrar el corazón destruye la paz interior. Es ajeno a nuestra verdadera naturaleza.

El retorno al amor es el verdadero comienzo, el regreso al ser que eres.
Marianne Williamson. Volver al amor

dilluns, 25 de febrer de 2008

VOLVER AL AMOR. LOS PRINCIPIOS:El infierno

Este libro se basa en la experiencia de su autora Marianne Williamson acerca de Un curso de milagros...en él se expresan algunos de sus principios básicos... está concebido como una guía de la milagrosa aplicación del amor como bálsamo para todas las heridas...
Me permito transcribir aquí alguno de sus párrafos que me han resultado significativos...

El amor está dentro de nosotros, es indestructible...sólo se les puede ocultar... La verdad no deja de serlo porque simplemente no estemos mirándola...El amor sólo puede quedar oculto tras las nubes o las nieblas mentales... Y en éso consiste el milagro: en la desaparición de las nieblas... en un cambio de percepción, en un retorno al amor.

LOS PRINCIPIOS:

I.- El infierno

1.- La oscuridad. "Tu viaje a la oscuridad ha sido largo y penoso, y te has adentrado muy profundamente en ella." Con el tiempo empezamos a darnos cuenta que "el problema" somos, de alguna manera, nosotros mismos, pero no sabemos qué hacer con ese descubrimiento. Segun UCDM es razonable pedir un milagro, ya que no es más que un cambio en la manera de percibir. Un poder más grande puede hacer por mi lo que yo no puedo hacer sola... Llega un momento en que el miedo es tan grande que sólo queda pedir: "Dios, por favor ayúdame."

2.-La luz. "La luz está en ti". Generalmente se precisa llegar a una cierta desesperación antes de estar preparado para Dios. La experiencia dolorosa no es más que un paso importante y necesario en el avance decisivo hacia una vida más feliz.
Cuando realmente tocas fondo entonces llega el júbilo de la liberación y reconoces que en el universo hay un poder más grande que tú, que puede hacer por ti lo que tu no puedes hacer...
De pronto ya no tienes demasiado orgullo para poder pedir ayuda.
Eso es lo que significa entregarse a Dios.

Marianne Williamson. Volver al amor

divendres, 22 de febrer de 2008

VOLVER AL AMOR

“El amor es aquello con lo que nacimos. El miedo es lo que hemos aprendido aquí. El viaje espiritual es la renuncia al miedo y la nueva aceptación del amor en nuestro corazón. El amor es el hecho existencial esencial. Es nuestra realidad última y nuestro propósito en la tierra. Tener plena conciencia de él, tener la vivencia del amor en nosotros y en los demás, es el sentido de la vida.
El sentido, el significado no se encuentra en las cosas. Está en nosotros. Hemos venido aquí para crear, junto con Dios, extendiendo el amor. Una vida que se pasa pendiente de cualquier otro propósito no tiene sentido, es contraria a nuestra naturaleza, y finalmente nos hace sufrir".
Marianne Williamson ( Volver al Amor)

dissabte, 2 de febrer de 2008